Partido Socialista de los Trabajadores

P u b l i c a c i o n e s



 

Liberalización y rapiña a ultranza

El gobierno aprista impulsa un plan neoliberal a ultranza en todos los sectores de la economía. A la privatización del patrimonio turístico y la "Ley de la Selva", les sigue la pretensión de liberalizar más el mercado laboral, mientras la patronal, ante la pasividad de gobierno, mantiene impunemente sus atropellos a los derechos laborales y sindicales. Y frente a las incesantes alzas de los precios de los alimentos, el gobierno deja a la voluntad de los patrones el ajuste de las remuneraciones. El pueblo está movilizado contra este liberalismo total.

Militares vigilan terrenos de Grupo Romero en Alto Amazonas

Atemorizan a pobladores a dos días de consulta popular.

Para los pobladores de los valles de Pampa Hermosa y Shanusi, el mensaje esta claro. Si intentan defender sus territorios les puede ir mal. Y es que a solo dos días de llevarse a cabo la consulta popular donde la población expresará si desean o no que se vendan los bosques amazónicos, un grupo de efectivos del Ejercito Peruano ingresaron a los territorios que tiene el Grupo Romero en esa provincia, para darles seguridad, aunque intentan justificar su presencia indicando que solo realizan practicas de tiro en ese terreno privado. “El gobierno no ha encontrado mejor forma de amenazar a los campesinos para que no defiendan sus tierras, que poner a las fuerzas armadas como seguridad y fuerza de choque frente al pueblo. Hoy hubo tiroteo y bombas, llamé al general del Ejercito para exigir explicaciones, y este dijo que estaban entrenando, pero que llamaría para que dejen de hacerlo”, indicó Cesar Hernán Soria Viena, alcalde de Barranquita.

La representante de Defensoría del Pueblo en San Martín, al tener conocimiento de este hecho, solicitó información a la base militar de esa región, pero el jefe respondió que solo estaban entrenando y que el lugar del entrenamiento era en Loreto y no San martín. Es preciso indicar que el Valle Shanusi se encuentra en la frontera entre ambas regiones.

La empresa Palmas del Espino, propiedad del Grupo Romero, cuenta con cuatro mil hectáreas de terreno en los valles de Pampa Hermosa y Shanusi (Loreto), además tiene territorio en Barranquita, San Martín. La intención de la empresa es abarcar 11 mil hectáreas, dijo el Gerente General, Ronald Campbell. Esas tierras fueron entregadas durante el gobierno de Robinson Rivadeneira. Fue el ex presidente regional junto al entonces Ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski, quienes apadrinaron la inauguración de estas empresas.

Fuente: Pro & Contra de Iquitos, 21.02.2008

Las denuncias son abundantes aunque poco difundidas por la prensa capitalina. En las zonas del oriente peruano se viene produciendo una verdadera batalla campal por la posesión de la tierra. Se trata de un proceso de usurpación violenta y masiva contra miles de pequeños agricultores que viven de esas tierras, por parte de conocidos grupos empresariales como el de Dionisio Romero. Este proceso de usurpación, que lleva algunos años y se ha intensificado en los últimos meses, se hace con el uso de tropas de matones y hasta con el respaldo del Ejército facilitado por el gobierno García.

Es esta guerra de rapiña lo que el gobierno busca legalizar con la denominada Ley de la Selva (Proyecto 840) y la ley de comunidades nativas, y amenaza regresarnos a la época de los latifundios imperante hasta la década del 60.

Esto es sólo una parte de lo que está pasando en nuestro país que es la aplicación de un plan de liberalización total de la economía, que comprende la privatización del patrimonio turístico y las leyes de adaptación del TLC.

La aplicación a ultranza del neoliberalismo también se está poniendo a prueba ante la escalada inflacionaria de los alimentos. El gobierno ha rechazado de plano cualquier posibilidad de aumento general de las remuneraciones o del ingreso mínimo. Sólo se limita a repartir algunas bolsas de alimentos valorizadas en unos míseros 30 nuevos soles, para colmo a precios inflados.

Mientras se entregan nuestros recursos naturales y se hace una serie de concesiones al gran capital, por ejemplo el haber librado a las multinacionales mineras de cualquier impuesto a las exorbitantes sobreganancias, el gobierno y la patronal agudizan las condiciones de explotación del recurso más importante que es la mano de obra o la fuerza de trabajo, sea manteniendo las services u otros contratos laborales especiales, sea congelando los salarios. Este objetivo se hace más criminal en la actual situación de escalada inflacionaria.

DENUNCIA OBISPO DE YURIMAGUAS
Entregan tierras de indígenas a Grupo Romero

El Obispo del Vicariato Apostólico de Yurimaguas, monseñor José Luís Astigarraga Lizarralde, cuestionó severamente al jefe de estado, Alan García, por haber aprobado la entrega de tres mil hectáreas de tierra de las comunidades indígenas a la empresa agrícola “Palmas del Caynarachi S.A.”, propiedad del Grupo Romero. Según el religioso, en el 2007 el Ministerio de Agricultura adjudicó dichos terrenos al grupo empresarial dejando desamparados a miles de indígenas que utilizaban la tierra para cultivar productos de autoconsumo.

Por su parte el alcalde de provincia de Lamas (San Martín), Cesar Soria Viena, aseguró que durante años numerosas compañías han irrumpido en sus tierras, arruinando los modestos cultivos que sostienen su precaria economía. De acuerdo al burgomaestre, el propio ex ministro de Agricultura, Juan José Salazar, prometió a los campesinos revisar la adjudicación que se había gestado en su gestión, en un plazo de quince días; sin embargo, las comunidades esperan los resultados hasta ahora.

Fuente: Pro & Contra de Iquitos, 17.04.2008

Así, las empresas mantienen impunemente sus abusos contra los derechos laborales y sindicales. Grupos textiles como San Sebastián, Topy Top y Diseño y Color, que amasan grandes fortunas con la exportación, mantienen en la calle a miles de despedidos sin justificación y aun con dictámenes del ministerio en su contra. Otras grandes empresas como Alicorp y Cogorno, del rubro alimentos que son los que más han aumentado su facturación por la inflación, bloquean la negociación de los pliegos tratando de imponer aumentos irrisorios, ahondando la crisis de la economía de los trabajadores.

A las services y otros contratos especiales, que se mantienen a pesar que han quedado al descubierto una serie de violaciones, se pretende sumar otros regímenes más esclavizadores como el que se incluye en el proyecto de ley de mypes.

Todas estas cosas explican el amplio rechazo de las masas al gobierno y la proliferación de las luchas en todo el país, situación que sólo apunta a agravarse más y más.

El gobierno desesperadamente busca legitimarse mostrando los supuestos éxitos de su política, por ejemplo la obtención del "grado de inversión" emitido por una clasificadora de riesgo país. Pero el propio García ha señalado que éste es un grillete más para mantener al pueblo en la miseria, al explicar que "si nuestro país fuera sacudido por conmociones, por reclamos como lo son otros países, ningún capital se fijaría en venir al Perú"; en otras palabras, para que siga la "bonanza", el pueblo no debería reclamar sino seguir con hambre y los trabajadores deberían seguir subyugados y humillados por la avaricia patronal. Y es contra esto que las masas se movilizan y luchan.

Pobladores de Loreto y San Martín rechazan a grupo Romero

Las Rondas Campesinas del distrito de Barranquita, provincia de Lamas, en su Asamblea General de Delegados de bases, se pronunciaron ante la opinión pública y autoridades nacionales denunciando la invasión de sus tierras por parte de empresarios vinculados al grupo Romero, según indicaron desde el año 2006.

Mediante un pronunciamiento público señalan a las empresas privadas Andahuasi y Grupo romero como “las responsables de atentar contra las posesiones de muchos campesinos, vertientes de agua y los recursos naturales en general, cuidados desde antaño celosamente por su población”.

“Nos solidarizamos con los compañeros y compañeras, que por defender los derechos del pueblo, están denunciados injustamente ante el Poder Judicial de Lamas por los testaferros del Grupo Romero, acusándolos del delito de coacción delito que nunca se cometió; por lo que exigimos el archivamiento inmediato de dicha denuncia”, indican.

En dicha reunión ratificaron su decisión de hacer prevalecer el plan de desarrollo concertado del distrito, elaborado en noviembre del 2001, que prioriza el desarrollo agropecuario con el desarrollo medioambiental; “Exigimos a las autoridades regionales y nacionales hacer prevalecer el principio de autoridad frente a las empresas privadas, autoras de los problemas sociales y sancionar su salida inmediata de los territorios de Barranquita dada su ilegalidad y uso y abuso de su poder económico. No permitiremos la arbitrariedad del gobierno y de las empresas privadas. Lucharemos incansablemente hasta que nuestros territorios sean respetados según los planes del desarrollo del distrito”, indicaron los campesinos entre los que se encuentran muchos loretanos ya que la zona invadida corresponde a los limites de ambas regiones.

Fuente: Pro & Contra de Iquitos, 19.12.2007

El gobierno está muy comprometido con el imperialismo como para dar marcha atrás o simplemente titubear en la aplicación a ultranza del neoliberalismo. García es un presidente recogido de las cloacas más nauseabundas de la corrupción y el genocidio. Llegó al poder como el "mal menor" del imperialismo y el gran capital, y sabe que ellos son sus amos a quienes tiene que servir, o morir en el intento. Por eso es iluso esperar algo del simple diálogo con él.

A falta de respaldo popular la aplicación de estas medidas va de la mano con una política represiva que incluye criminalización de las luchas, represión criminal con órdenes de disparar a matar (como en el caso de los campesinos de Ayacucho), y una política de persecución política (activistas bolivarianos, por ejemplo) que atenta contra derechos democráticos elementales y evocan las peores épocas dictatoriales.

Pero no porque golpee más y se vuelva más despótico se hace más fuerte. Las luchas muestran una clara tendencia creciente; las jornadas de lucha del 2007 ha sido seguidas, desde muy temprano en el presente año, por diferentes sectores sociales. Y hoy el Paro Nacional aprobado por la Asamblea de la CGTP para luchar contra el gobierno, significa un paso adelante en esta lucha.

El objetivo entonces es la derrota sin contemplaciones de esta ofensiva encarnada en el gobierno aprista. Y ello demanda no la conciliación sino una actitud de lucha, forjando en ella la unidad de todo el pueblo trabajador.


N° 47 - Junio 2008
↓ Versión PDF (2.8 Mb)

F i l m o t e c a

L i b r o s Trotsky en el espejo de la historia, de Gabriel García Higueras