Partido Socialista de los Trabajadores

P u b l i c a c i o n e s



 

Acto antiimperialista en defensa de PDVSA

Todos el 20 de Febrero a Caracas
Parque Central, Sala 2, 11 A.M 

CONTRA EL IMPERIALISMO,
LAS EMPRESAS MIXTAS,
LA OPOSICION PRO-IMPERIALISTA Y LA TECNOBUROCRACIA

¡¡POR EL REINTEGRO DE ORLANDO CHIRINO Y EN DEFENSA DE LA AUTONOMIA SINDICAL!!

 

¡¡Fuera las multinacionales petroleras de Venezuela!!

El congelamiento de cuentas y activos de PDVSA en el exterior, promovido por la transnacional golpista Exxon-Mobil  es otra acción coordinada del imperialismo contra el proceso revolucionario y los trabajadores petroleros venezolanos. Esta multinacional ha interpuesto una demanda en tribunales radicados en Nueva York y Londres, capitales financieras del imperialismo, y lo han hecho ante el Centro Internacional de Arreglo de Disputas Relativas a Inversiones (CIADI), organismo que depende del Banco Mundial, y del cual el imperialismo norteamericano es el principal accionista. Es decir, el imperialismo a través de sus tribunales internacionales, sus jueces y sus instituciones financieras “se paga y se da el vuelto.”

Los trabajadores petroleros y todo el pueblo venezolano debemos salirle al paso a este nuevo intento imperialista contra el proceso revolucionario. Desde C-CURA Petróleo rechazamos esta medida de retaliación contra nuestra principal industria y como trabajadores desconocemos a esos tribunales que la imponen, así como al CIADI, organismo del Banco Mundial que responde a los intereses del imperialismo.”

Estas no son instituciones imparciales en capacidad de defender los intereses de los pueblos, por el contrario, son instancias pro-imperialistas, constituidas después de la Segunda Guerra Mundial en el marco de los acuerdos de Bretton Woods, mediante los cuales el imperialismo organizó y reglamentó las finanzas y las relaciones económicas internacionales, en función de proteger sus intereses globales.”

Los supuestos derechos que reclama la Exxon no son tales, ya que las asociaciones estratégicas fueron un mecanismo de penetración imperialista ilegal en nuestra industria petrolera amparado por los gobiernos Adeco-Copeyanos de la IV República, basados en el Artículo 5 de la chucuta Ley de Nacionalización Petrolera de Carlos Andrés Pérez. No es por eso casual que la oposición burguesa, verdaderos alcahuetes del imperialismo, de inmediato se hayan levantado en un coro antinacional y pro-imperialista. Todos salen a defender los intereses de la transnacional sin el más mínimo rubor, poniendo en evidencia a qué intereses responde la burguesía venezolana, sus intelectuales y “expertos”, que fueron los mismos que promovieron el golpe de abril del 2002 y el criminal paro-sabotaje contra PDVSA.”

La tecno-burocracia roja rojita también es responsable de la crisis

Pero el peligro que se cierne sobre PDVSA no sólo proviene de las acciones del imperialismo y sus apátridas aliados nacionales, si no también de la tecno-burocracia roja, rojita y de la política de empresas mixtas que impulsa el gobierno nacional, que están llevando a nuestra más importante industria a una grave crisis que vulnera la soberanía petrolera y pone  en peligro al conjunto de nuestra economía.

Hoy PDVSA está sometida a un ataque tan grave como el que sufrió durante el paro-sabotaje petrolero, pero ahora en dos frentes, por una parte el imperialismo y sus aliados nacionales enquistados en la empresa, y por otra, la política gubernamental de empresas mixtas, mediante la cual se convierte en socias del negocio a las transnacionales petroleras, que jugaron un papel contrarrevolucionario en el paro-saboteo patronal.

Es decir, que la política de Empresas Mixtas del gobierno del presidente Chávez, que se vende como una nacionalización sin serlo realmente, es la continuación de las asociaciones estratégicas de la IV República. Por otra parte, en el seno de PDVSA hay una rebatiña en la que poco importa si se es escuálido o chavista para aliarse en función de lograr jugosos y millonarios negocios. Son verdaderas mafias que están haciendo caída y mesa limpia con la empresa, en una danza de millones y corrupción que está colocando a PDVSA en una difícil situación.”

Hoy la empresa padece serios problema administrativos, económicos, políticos y de producción, determinados por la corrupción, la burocracia y el despilfarro, así como su utilización como una gran caja chica, lo que ha llevado a PDVSA a convertirse en un súper-ministerio mediante el cual se importan y distribuyen alimentos, se reparan carreteras y autopistas, se construyen casas, mientras se desatienden las necesidades de sus trabajadores como el seguro HCM que está en crisis. Además no se hace mantenimiento a las plantas, proliferan los accidentes laborales, los cargos de mayor responsabilidad están en manos de enemigos del proceso revolucionario, mientras que la burocracia y los corruptos hacen estragos en la administración.

Lo que está ocurriendo en PDVSA es un sabotaje igual o peor al que vivimos en diciembre del 2002. Por eso todos los petroleros y el pueblo debemos movilizarnos para impedir que se agudice la crisis en PDVSA por responsabilidad de las transnacionales, de la gerencia de la empresa y por la política gubernamental de empresas mixtas. Los trabajadores debemos responder como lo hicimos en diciembre de 2002 y enero de 2003, es decir controlando administrativa y militarmente las instalaciones petroleras ante cualquier eventualidad. El imperialismo y las multinacionales tienen que saber que  en Venezuela hay un pueblo preparado para cualquier agresión a la industria. Exijamos la salida de las multinacionales petroleras y la suspensión inmediata del suministro de petróleo a los países imperialistas agresores.

Defendamos la Autonomía Sindical
Exigimos el reintegro de Orlando Chirino

En medio de esta crisis, las directivas de PDVSA, siguiendo lineamientos políticos gubernamentales, favorece a los saboteadores amnistiándolos, mientras persigue a los verdaderos dirigentes sindicales y los luchadores que se movilizan consecuentemente en defensa de la industria y por una plena recuperación de la misma para colocarla en manos directa de los trabajadores y el pueblo. Ese el caso del despido arbitrario, violatorio de la Constitución y de la Ley Orgánica del Trabajo, del compañero Orlando Chirino, baluarte de la defensa de la autonomía sindical en el país, constructor de la UNT y destacado luchador anti-imperialista, que no se ha callado la boca ante el comportamiento corrupto y burocrático de los actuales administradores de la empresa. El despido de Chirino es un atentado al libre derecho de organización y contra la autonomía sindical.

Para enfrentar esta caótica situación, los dirigentes sindicales clasistas, revolucionarios y sociales agrupados en C-CURA petróleo, invitamos a dirigentes sindicales de la industria y de todo el país a participar en el Acto Anti-imperialista que realizaremos el miércoles 20 de febrero en la Sala 2 de Parque Central en Caracas, en el que denunciáremos el rol de las multinacionales petroleras, a la política de empresas mixtas, a la oposición golpista, a la tecno-burocracia enquistada en PDVSA y exigiremos al Gobierno Nacional y a las directivas de la empresa, el reintegro a su puesto de trabajo del compañero orlando Chirino, dirigente nacional de nuestra corriente y Coordinador Nacional de la UNT.

En este acto discutiremos y aprobaremos una Plataforma Política y un Plan Nacional de Lucha que permita derrotar a los enemigos internos y externos de PDVSA y del proceso revolucionario venezolano. Creemos que ha llegado el momento  en que los petroleros asumamos nuevamente el control y gestión de PDVSA tal como lo hicimos durante los días del paro-sabotaje.


N° 47 - Junio 2008
↓ Versión PDF (2.8 Mb)

F i l m o t e c a

L i b r o s Trotsky en el espejo de la historia, de Gabriel García Higueras