Partido Socialista de los Trabajadores

P u b l i c a c i o n e s



 

Carta de Orlando Chirino en respuesta a PDVSA

Caracas, 10/ 01/08

Ciudadano:
Ministro de Energía y Petróleo y Presidente de PDVSA
Ing. Rafael Ramírez
PRESENTE.

Estimado Compatriota:
La presente tiene como finalidad, exponer mi posición personal y política respecto a la relación de trabajo que desde 2003 mantengo y aspiro seguir manteniendo, con la empresa que usted representa. En mi carácter de revolucionario, luchador y dirigente de la clase trabajadora de este país, asumí la inmensa responsabilidad de trabajar en PDVSA, después de haber enfrentado al lado de miles trabajadores, trabajadoras compatriotas y las comunidades, el paro sabotaje convocado por la CTV y FEDECAMARAS, donde defendimos con firmeza, la soberanía de nuestro país, la empresa de todos los venezolanos,  al ciudadano presidente de la república y nuestro proceso revolucionario.

Para hacer un poco de historia, mi ingreso a la empresa, tiene una característica muy particular, que es el hecho político concreto, que mediante mandato presidencial el presidente,decide que en la directiva de la empresa tenga participación directa la clase trabajadora, (hecho de trascendencia histórica) para lo cual nombra al Ciudadano Rafael Rosales, presidente de FEDEPETROL y Nelson Núñez, presidente de SINUTRAPETROL quien me da ingreso a PDVSA conjuntamente con otros compañeros, para conformar un equipo de asesores laborales y políticos, para llevar adelante un plan que liquidara definitivamente a la vieja dirección sindical, golpista, corrupta y burocrática y desde SINUTRAPETROL, construir una nueva dirección comprometida con el proceso revolucionario, con los trabajadores, y dar continuidad a la batalla contra el golpismo, que permitiera la absoluta garantía de gobernabilidad, estabilidad política y laboral, que además blindara la empresa, dé cualquier nuevo intento de sabotaje.

Coherentemente asumí con honestidad, lealtad y firmeza la tarea encomendada, desafortunadamente Nelson Núñez y Rafael Rosales, optaron por proyectos personalistas y el resto del equipo terminó en cargos  gerenciales, distanciándose del proyecto  inicial y de los trabajadores, privilegiando así, una relación burocrática, distorsionando la política inicial  y de esta manera excluyéndome sin ningún tipo de debate, ni explicación. En consecuencia se me aísla de todo escenario de discusión con los altos niveles de dirección (Ministro, junta directiva, gerencia etc.) Frustrando de esta manera mi voluntad y deseo de seguir contribuyendo en la elaboración de políticas colectivas dentro de la empresa y hacia el país.
      
En este marco, la salida de la Junta Directiva de PDVSA de Nelson Núñez y al mismo tiempo de SINUTRAPETROL, además por  asumir cargos gerenciales, él y otros compañeros, produjeron,  un enorme debilitamiento de la organización sindical, que ocasiono un proceso de burocratización, actualmente materializado en la conducta de la inmensa mayoría de los dirigentes sindicales. Indudablemente esta situación generó desconfianza y dudas entre los trabajadores quienes ya no podían  ver como una referencia clasista a  SINUTRAPETROL.

En tal sentido, haciendo uso positivo de la experiencia y en aras de que podamos construir espacios de revisión y rectificación, más que aceptar mi salida de la empresa, deseo ser parte de los aportes para la solución de problemas fundamentales, al desarrollo del proceso socialista y revolucionario en PDVSA.
 
Mi ubicación laboral actual en la Empresa

Desde febrero del año 2006,  debido a la alta conflictividad generada por la implantación del SIDEM, la resistencia de grupos vendedores de empleo enquistado en los frentes de trabajadores, en las comunidades y en la vieja burocracia sindical petrolera,  se me requiere, por el prestigio que poseo entre los trabajadores de base y las comunidades, por lo cual se me propone una reunión con la Gerencia de Relaciones con entes Institucionales de la Presidencia de PDVSA, y el compañero Will Rangel presidente encargado de SINUTRAPETROL, acordando mi integración al departamento de Contraloría Social del SISDEM con el objetivo de  desarrollar la implementación de todas las contralorías sociales de  las áreas petroleras, bajo la dirección del Sr. Danny Difazio asumí esta responsabilidad implementando conjuntamente con todo el equipo  las contralorías sociales en: San Tome , Musipan, Morichal, Caripito, Anaco, Zaraza Puerto La Cruz, entre otras. Este trabajo fue realizado durante todo el 2006 y debido al aislamiento, no he sido nuevamente ni notificado ni convocado a seguir acompañando estas tareas y actividades. Es importante resaltar mi disposición de continuar trabajando independientemente de mi permiso sindical.  

Mi situación política en la Empresa:

Paralelo a esta situación, por profundas diferencias políticas, metodologicas, de ética y moral, con la dirección de la FBT y sin la posibilidad de un espacio para el debate,  estos, aliándose con la vieja burocracia sindical, desataron una campaña de desprestigio, calumnias, descalificación y desinformación hacia mi persona, en todas las instituciones  incluida la presidencia de la republica y PDVSA. Todo esto se expresaba  y se expresa, en agresiones continuas y acoso laboral  hacia mi persona.
 
Enumero elementos de acoso laboral y violaciones:

  1. Después de dos años en la empresa como corresponde legalmente, se me niega mi absorción, pese a que esta modalidad, le fue aplicada a miles de trabajadores y trabajadoras como un beneficio por instrucciones del ciudadano presidente de la República.
  2. Se me imposibilita el acceso a PDVSA con el despojo de mi carnet de identificación, por vencimiento del contrato.
  3. Se me excluyó de beneficios laborales tales como: Bonos, aumento de salarios vacaciones, etc., generando una discriminación en mi contra y que expresa una violación a la constitución nacional
  4. Se implementa la tarjeta de alimentación y nuevamente se me excluye de este derecho.
  5. En fecha 21 de Mayo 2007 dirijo una carta al Licenciado Luís Castillo Gerente  Corporativo de Relaciones Laborales de PDVSA y al Dr. Arturo Suárez, Líder Corporativo de Consultaría Laboral, donde exijo sea aclarada mi situación, y se me restituyan los derechos infringidos. El día 16 de Julio se me da respuesta mediante un dictamen de la Consultaría Laboral, donde entre otras cosas, expresa y recomienda textualmente lo siguiente:
    1. Restituir en los sistemas, todos los derechos laborales del Sr. Orlando José Chirino Zavala, incluyendo la renovación de su carnet y en la cuenta SAP.
    2. En virtud de su condición de dirigente Sindical  el Sr. Orlando José Chirino Zavala se encuentra investido de la protección por parte del estado, con fuero sindical otorgado en las organizaciones sindicales a las cuales pertenece, según lo establecido en el artículo 451 de la ley orgánica del trabajo.

Después de este dictamen que ratifica mi condición de trabajador con tiempo indeterminado de la Corporación inexplicablemente no se me han restituido mis derechos. Por el contrario soy victima de una nueva agresión que atenta contra mi sustento y el de mi familia, lo cual es el hecho de la suspensión de mi salario en el mes de diciembre. Decisión ésta, no amparada  legalmente y humanamente vejatoria.

Aunado a éstas agresiones, desde el Ministerio del Trabajo, y desde su corriente política ( FSBT)se desarrolla presiones políticas a la industria con la finalidad de agredirme involucrándose  en decisiones, que son netamente de los trabajadores y de sus organizaciones sindicales, como por ejemplo participar en la escogencia las juntas negociadoras del contrato colectivo. Se me excluye y se aprovechan de mi condición de no tener carnet, para desarrollar campañas de calumnias y mentiras en mi contra, sin darme la oportunidad de ejercer mi legitima defensa, conducta que desdice mucho de la condición revolucionaria, ni tiene que ver con el nuevo hombre que estamos obligados a construir.

Conclusiones y sugerencias:

Por todas estas razones y muchas otras que podría detallar verbalmente, es por lo que he rechazado la propuesta que en nombre del ciudadano Ministro, según la comisión  asignada, para concretar, por vía de un acuerdo mutuo, la terminación de  la relación laboral que mantengo con la industria. En tal sentido sustento mi posición de rechazo, por no existir ni razones políticas, laborales ni morales, que justifiquen separarme de mi trabajo.

La propuesta que me hace la Empresa va en sentido contrario a la política planteada por el presidente de la República, la formula de las tres R. (Revisar, Rectificar Reimpulsar)

En este contexto considero y sugiero, se debe revisar mi situación a los fines de rectificar para reimpulsar el proyecto inicial.

 Es irónico que hoy, en medio de la política de amnistía del gobierno, donde se concede el perdón a golpistas y saboteadores, que atentaron contra el país, y muchos de ellos contra la empresa, obedeciendo a directrices imperialistas y de la alta oligarquía venezolana, no es posible que, se pretenda agredir a un dirigente  que en momentos de mayor confrontación política y polarización que vivía el país, enfrento consecuentemente y hasta con la vida, a los enemigos que pretendían destruir la revolución. De esto son testigos de excepción muchos que hoy son ministros entre ello el Ministro José Ramón Rivero y su persona.

Es importante resaltar en ese mismo contexto de defensa del proceso revolucionario, en el ámbito internacional, mi actuación en la 91 Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo, asignado como jefe de la delegación, en junio del año 2003, conjuntamente con otros compañeros y compañeras dimos una batalla política para derrotar la pretensión imperialista y de la contra venezolana, encabezada por CTV y FEDECAMARAS, de querer condenar al gobierno y sancionarlo por supuestas violaciones  de los derechos humanos y sindicales. Así mismo los años 2004, 2005 y 2006,  continué formando  parte de la delegación que asistió a las siguientes conferencias, consolidando un importante trabajo, que por muchos años no se había realizado y poniendo en alto el buen nombre de nuestro país en materia sindical y derechos fundamentales.

Finalmente sin el ánimo de hacer uso de ello, no puedo dejar de mencionar que pretender despedirme injustificadamente, por el artículo 125, esto constituye una flagrante violación a la protección especial de la que gozo, por estar amparado por la inamovilidad prevista en el artículo 451 de la Ley Orgánica del Trabajo.

Como se comprenderá he sido victima desde hace más de dos años de acoso laboral y  de  violaciones de mis derechos, los cuales he tolerado, sin que esto se halla expresado en denuncia alguna, ratificando mi convicción de vida de defender al colectivo antes que lo personal, entendiendo revolucionariamente, nuestro deberes por encima de nuestros derechos y  conciente como estoy que este tipo de denuncias puede ser aprovechado o utilizado por los enemigos de clase, para tergiversar y manipular , es por lo que aspiro, podamos resolver entre nosotros tales circunstancias.

Por todo lo anterior expuesto, sugiero, se me restituya absolutamente todos mis derechos y se me mantenga en el equipo del SISDEM en la Contraloría social, por cuanto considero es esta una etapa importante para el fortalecimiento de este sistema o en cualquier caso donde ustedes tengan  a bien ubicarme laboralmente, sin menoscabo a mi libre ejercicio sindical lo cual se corresponde a mi perfil político.

Para finalizar, reitero mi compromiso de identidad con el proceso revolucionario, no sin antes dejar claro la necesidad del debate conciente, transparente sincero, productivo y   proactivo, que no cercene el derecho a opinar y realizar la critica constructiva, lo cual es expresión de la democracia participativa y protagónica. Por lo que estoy convencido que ejercerlo, fortalece el proceso revolucionario en construcción y no permite la degeneración política.

Sin más a que hacer referencias por el momento, me despido de ustedes  atentamente.

ATENTAMENTE

Orlando José Chirino Zavala 


N° 47 - Junio 2008
↓ Versión PDF (2.8 Mb)

F i l m o t e c a

L i b r o s Trotsky en el espejo de la historia, de Gabriel García Higueras