Partido Socialista de los Trabajadores

P u b l i c a c i o n e s



 

No al TLC y al saqueo imperialista. Abajo las services y contratas, reposición de despedidos y aumento de salarios. Solución a mineros, docentes, campesinos y demás conflictos…
¡Fuera el gobierno patronal de García!

UNIDAD HACIA EL PARO NACIONAL

Pronunciamiento del Partido Socialista de los Trabajadores ante la Jornada Nacional del 8 de noviembre

Nuevamente los obreros y el pueblo estamos en las calles, movilizados en rechazo al gobierno aprista y su política patronal y proimperialista.

Estamos en las calles para repudiar el TLC con EEUU, que llevará a la ruina a nuestros productores agrarios, acelerará la entrega de nuestros recursos naturales y lesionará nuestra ya afectada soberanía nacional, profundizando la pobreza y miseria que sufre nuestro pueblo.

Estamos en las calles para rechazar el alza incesante del costo de vida y los salarios de hambre. Para rechazar las contratas, las servis y los “servicios no personales” que envilecen el trabajo; las jornadas atípicas y superiores a las ocho horas; la sistemática violación de los derechos democráticos y de las libertades sindicales; los despidos de dirigentes y la no solución de los pliegos de reclamos.

Estamos en las calles para protestar contra la desatención a la reconstrucción del sur, que sigue postergado mientras los capitalistas y corruptos hacen sus granjerías con los recursos que se le destinan. Por los reclamos de los docentes universitarios en huelga a quienes se burla por enésima vez su derecho a la homologación. Por los trabajadores del Poder Judicial, de Salud y municipales que demandan aumentos y cumplimiento de actas que el gobierno mezquina mientras por otro lado paga a manos llenas la deuda externa.

Estamos en las calles con los cocaleros que enfrentan la erradicación de sus cultivos, medida con la que el gobierno encubre su complicidad con los grandes carteles de la droga. Con las comunidades que resisten la invasión de las actividades mineras que operan con matones y protegidos por el Estado, afectando sus tierras y el medio ambiente. Con las regiones en paro contra el centralismo. Con la Federación Minera que reinicia su huelga nacional ante el incumplimiento del gobierno. Con los trabajadores de Textil San Sebastián, Celima y otros sindicatos que sufren abusos.

Todo esto ocurre mientras los empresarios se llenan la boca de “modernidad” y “responsabilidad social”, y mientras acumulan gigantescas ganancias con la impunidad que les permite el gobierno de García.

Antes de atender las legítimas demandas de estos sectores, el gobierno responde con más amenazas y agresiones. Su servilismo con el gran capital y los empresarios no tiene medida y sólo conoce el lenguaje perverso de los dictadores. En esta línea el gobierno se ha aliado a la derecha más cavernaria y al fujimontesinismo, cuyo líder espera desde la cárcel la absolución de sus culpas y crímenes como las que han beneficiado al propio García por los latrocinios de su primer mandato. De este modo el gobierno se encamina a producir una mayor polarización, en un intento por infligir un retroceso al movimiento de masas que le permita continuar aplicando su ajuste neoliberal.

Frente a esta reacción gobiernista crece, como respuesta, la movilización obrera y popular. El 11 de Julio realizamos una histórica jornada. Ahora, el 8 de Noviembre, haremos posible otra medida contundente en todo el país.

Los que se movilizan lo hacen con un solo sentimiento y deseo que manifiestan en los gritos que siguen a cada exigencia o demanda: ¡Qué se vaya el gobierno de García! Si, que se vaya. García es el gobierno del fraude y la soberbia. Es el gobierno de la corrupción y el clientelaje. Es el gobierno de la entrega a las multinacionales mineras y a los angurrientos capitalistas. Con García no hay solución, sólo hay burlas y ataques cuando no discursos y promesas en los que ya nadie cree.

Este sentimiento, sin embargo, no se ve reflejado en las cúpulas desde donde se vociferan pedidos de “cambio” de gabinete y de política económica. Esto es un autoengaño completo. Este autoengaño está al servicio de políticas de tregua y concertación que se vienen aplicando desde arriba, como la tregua de cuatro meses que se le dio al gobierno desde el 11 de Julio. O la que se practica permaneciendo en el Acuerdo de Gobernabilidad y el Consejo Nacional del Trabajo, organismos que son del gobierno, mientras se lanza discursos seudo radicales por el otro. Hasta ahora esto sólo ha servido para postergar las soluciones, y le ha brindado un gratuito servicio al gobierno otorgándole la oportunidad de recuperarse y volver a golpear.

Por esto mismo el sentimiento arraigado en las bases es ir, inmediatamente después de la Jornada del 8, hacia un Paro Nacional y a un Plan de Lucha que movilizando todas las fuerzas de la clase trabajadora y las masas populares, lleve y conduzca a la derrota definitiva del nefasto gobierno aprista. No le demos respiro a García y a los empresarios. Ellos tampoco nos dan respiro, y no nos darán aún luego del 8 de Noviembre.

En esta misma perspectiva está colocada la discusión sobre la salida que debemos enarbolar los trabajadores. La demanda de “cambio” de política encubre una política conciliadora y de sostén al gobierno hasta el fin de su mandato. De la mano de una perspectiva de lucha orientada a derrotar al gobierno, los trabajadores estamos ante el desafío de organizar una Asamblea Nacional Popular para preparar la construcción de una alternativa independiente, al servicio de las mayorías oprimidas y explotadas. Esta es y debe ser nuestra salida frente al desastre aprista.

Impulsar esta orientación requiere fortalecer la unidad en cada base y frente regional, frente a las unidades de cúpulas. Requiere fortalecer la organización y decisión democrática de las bases, contra las imposiciones desde arriba. Requiere fortalecer los organismos de base, las coordinadoras y construir las nuevas direcciones clasistas y combativas que son la garantía para seguir desarrollando las luchas.

¡Viva la Jornada del 8 de noviembre!
¡Viva la huelga nacional minera!
¡Solución a las bases en conflicto!


N° 44 - Noviembre 2007
↓ Versión PDF (2.5 Mb)

Nahuel Moreno
A 20 años de su muerte

F i l m o t e c a

L i b r o s Trotsky en el espejo de la historia, de Gabriel García Higueras