Partido Socialista de los Trabajadores

P u b l i c a c i o n e s



 

Nuestro programa

Ejes de un Programa de Acción Revolucionario*

Ante el fracaso del gobierno, de su régimen de "democracia colonial" y la catástrofe a la que nos lleva todo el sistema, los revolucionarios estamos en la imperiosa tarea de elaborar y llevar a las masas trabajadoras un programa que, recogiendo sus principales aspiraciones, las ayude a movilizarse a partir de sus necesidades inmediatas y en la perspectiva de su propio poder de clase, de la única salida que le queda para derrotar la colonización y evitar la barbarie: la revolución y el socialismo.

Este es un programa de reivindicaciones transitorias porque su propósito es la movilización. No sale de la cabeza de nadie ni es producto de eruditos, sino que es el reflejo auténtico del proceso de movilizaciones y de construcción del partido revolucionario. Los ejes de este programa se han venido formulando en nuestros documentos, periódicos y volantes. En este documento lo sistematizamos y ordenamos como un paso hacia el desarrollo de un programa más acabado. Su objetivo es servir para impulsar la movilización y acción de la clase trabajadora.

Este programa tiene ejes fundamentales que deben ser tomados en cuenta para que la agitación y la propaganda del partido sea un cuerpo integral de ideas que apunten al mismo norte. Dichos ejes son:

La lucha contra el imperialismo, la recolonización y por la soberanía e independencia nacional.

La lucha contra el gobierno, su plan económico neoliberal y el régimen de "democracia colonial".

La lucha contra la burocracia, por la democracia obrera y por nuevas direcciones.

La lucha por el poder, el gobierno de los trabajadores y el socialismo como salida, para lo cual es imprescindible forjar los órganos de poder y construir el partido revolucionario.

1. No al FMI. No al ALCA y al TLC. No al pago de la deuda Externa y a la recolonización imperialista
El imperialismo lleva adelante una ofensiva recolonizadora contra nuestros pueblos. Su principal mecanismo es la receta neoliberal que dicta el FMI y que imponen la liberalización de nuestros mercados, la privatización de las empresas públicas, la desnacionalización de nuestra economía, la "flexibilización" laboral y el endeudamiento externo. Después de más de una década de aplicación disciplinada de estas recetas, bajo régimen dictatorial y "democrático", en lugar de la prometida prosperidad lo que conocemos es una devastación casi total de nuestra economía, cierre de la industria, quiebra del agro, desempleo masivo, empleo precarizado, recorte de programas sociales y pobreza extrema. Pese a que se pagó la deuda por un equivalente a 10 mil millones de dólares sacrificando las necesidades del pueblo, la deuda ha crecido en la misma proporción demostrando su carácter fraudulento e impagable. Las empresas privatizadas como Telefónica, Luz del Sur y Edelnor, además de significar gigantescos negociados de la corrupción se han convertido en suculentos negocios que trajeron despidos, alzas de tarifas y defraudación al erario nacional. Como si todo esto fuera poco, el imperialismo norteamericano impulsa el ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas), mediante el cual pretende consumar la colonización del Perú y América Latina; y ante el estancamiento de éste quiere imponer con los gobiernos más subordinados, un TLC con Perú y los países andinos. Y en respuesta al alzamiento revolucionario y a la lucha que contra todo esto realizan nuestros pueblos, el imperialismo responde con la militarización del Continente, construyendo nuevas bases militares e interviniendo masivamente en Colombia, bajo el pretexto del combate al "terror" y el "narcotráfico".
Por todo esto colocamos en la primera línea de nuestras banderas la lucha contra el imperialismo:
¡NO al FMI. NO al ALCA. No al TLC. No al pago de la deuda Externa y a la recolonización imperialista!
¡Fuera las bases militares yanquis del Perú y de América Latina. Abajo el Plan Colombia. Fuera las bases de la DEA, los planes antidrogas y de erradicación del cultivo de coca.!
¡Abajo el bloqueo a Cuba. Ruptura de los tratados colonizantes que nos atan al FMI, al BM, la OEA, la ONU, el TIAR, la DEA!
Contra el plan de recolonización imperialista luchamos por:
¡Unidad de las luchas de nuestros pueblos en defensa de nuestra soberanía y por la segunda independencia! ¡Por la Federación de Repúblicas Socialistas de América Latina!

2. ¡Fuera el gobierno de Toledo-PPK y su plan económico neoliberal!
El gobierno ha estafado la voluntad popular al abandonar sus promesas electorales para ponerse de rodillas a los dictados del FMI y del imperialismo. Así, en lugar de "más trabajo" tenemos más desocupación, en lugar del "combate a la pobreza" se genera más pobreza, en lugar de más libertades hay más represión, balas y "estados de emergencia". Después que Bush "consagró" a Toledo como líder mundial del servilismo al imperio, los lazos y compromisos que unen a éste con los EE.UU. se han hecho más firmes y sólo podemos esperar más neoliberalismo, más presencia militar yanqui y más entreguismo. Por esta vía vamos al abismo, como se llevó al pueblo argentino. No tenemos otra salida: Debemos echar a Toledo y su gobierno y derrotar a su plan económico proimperialista para abrir un cauce de solución a nuestras reivindicaciones. Es un engaño pretender que el gobierno "cambie de política económica", o que los "cambios de gabinete" o de ministros vayan a mejorar la situación del pueblo: ¡Fuera el gobierno de Toledo-PPK y el FMI!

Más de la mitad del país vive en condiciones de pobreza y de ella otra mitad vive en condiciones de extrema pobreza. El desempleo, subempleo y el trabajo precarizado (sin derechos laborales y por debajo del salario mínimo) castigan a la gran mayoría de la clase trabajadora. La salud, la educación, la vivienda son privilegios de los ricos. La esperanza de vida cae y sube la mortalidad infantil como las enfermedades y epidemias. Los males endémicos de la sociedad capitalista en descomposición (la drogadicción, la prostitución, la delincuencia) crecen sin cesar. No vamos a la barbarie, ¡ya estamos en la barbarie! El responsable es el modelo neoliberal que nos aplican, con la ideología de que no hay otro modelo.
¡Abajo el programa económico neoliberal!

Pero hay algunos sectores políticos (como el Apra y sobre todo algunos disfrazados de izquierdistas que se agrupan para el paraguas del Foro Social de Porto Alegre) que pretenden plantearnos una alternativa al neoliberalismo bajo el lema de "otro mundo es posible" bajo el sistema capitalista. Esta propuesta es una gran mentuira. La única alternativa frente al neoliberalismo es la lucha frontal contra él. Otro mundo es posible si, pero enterrando el sistema capitalista. Nada expresa mejor las mentiras de los que plantean "humanizar" el captialismo que el gobierno Lula de Brasil, el máximo exponente de esa política y que hoy se desnuda como el más entreguista del continente, todo un ejemplo de servilismo para Mr. Bush. Sí, si hay una alternativa. Esta debe forjarla la propia clase trabajadora, los campesinas y el pueblo que constituyen la principla fuerza productiva del país:
¡La "tercera vía" y el neoliberalismo con "rostro humano" son una mentira! ¡La única alternativa es luchar por un Plan Económico Obrero Campesino y Popular!
Este plan comprende la lucha por las siguientes reivindicaciones económicas fundamentales:

¡Renacionalización de las empresas y servicios privatizados: Telefónica, Edelnor, Luz del Sur, sin pago y bajo control de sus trabajadores! ¡Nacionalización de la banca, las AFP, las prestadoras privadas de salud y todo el sistema financiero, también sin pago y bajo control de los trabajadores! ¡Nacionalización del gas de Camisea!

¡Aumento general de sueldos, salarios y pensiones acuerdo a la canasta básica familiar!

¡Empleo genuino para todos reduciendo la jornada de trabajo de 8 a 6 horas e impulsando un programa intenso de obras públicas: servicios básicos, carreteras, vivienda, hospitales, escuelas! Y mientras se genere empleo: ¡Subsidio al desempleo con un mínimo de US $ 300 dólares!

¡Reapertura de las fábricas cerradas, bajo control de sus trabajadores!
Implica la lucha por las reivindicaciones sociales de la clase trabajadora y del pueblo: No a la privatización de la educación y en defensa de la educación pública, gratuita y laica para todos. Nacionalización de todos los centros educativos privados, sin pago.

No a la privatización de la Salud. Defensa de la salud pública, gratuíta y universal, con medicinas. Nacionalización de los hospitales, clínicas privadas, y consorcios farmacéuticos, sin pago

Vivienda y servicios básicos gratuitos para todo el pueblo. Expropiación de las grandes inmobiliarias, sin pago.

Restitución y plena vigencia de los derechos laborales: estabilidad laboral, derecho de huelga, etc. Reposición de todos los que fueron despedidos bajo la dictadura.

Nuestro programa Comprende también la lucha por las reivindicaciones del campesinado que conforma más de un tercio de la población nacional. El campesinado sufre la ruina de sus cultivos por la libre importación de alimentos que tienen subsidio indiscriminado en sus países de origen, sufre la baja constante de los precios de sus productos de exportación (café, cacao, etc.), sufre la ausencia total de créditos (Agrobanco hasta ahora es un cuento), la falta de ayuda técnica por parte del estado, el estancamiento de los grandes proyectos de irrigación por falta de financiamiento, etc. Las antiguas cooperativas agrarias fueron llevadas deliberadamente a la ruina para luego ser privatizadas. Los que se ven forzados a cultivar coca para huir del hambre son combatidos por los planes de erradicación de estos cultivos que ejecuta el gobierno por órdenes del imperialismo. El campo necesita una verdadera revolución agraria que signifique:

¡Tierra para los campesinos sin tierra y eliminación de los latifundios! ¡Ayuda crediticia y técnica al campesinado con fondos públicos!

¡Precios justos para sus productos eliminando la ilegal competencia de la libre importación! ¡Libre cultivo y comercialización de la coca!

¡Devolución de las ex-cooperativas agrarias a sus trabajadores, sin pago! ¡Defensa y promoción de las comunidades campesinas y nativas!

La juventud, la mujer trabajadora y el pueblo son también grandes víctimas del capitalismo y la política neoliberal. La Juventud, que compone la gran mayoría del pueblo, no tiene futuro bajo este sistema y es objeto de superexplotación, salarios mínimos y trabajo precarizado, y en las Universidades prima un sistema de gobierno autoritario puesto al servicio de la política privatizadora de la educación. La mujer trabajadora hoy es más que doblemente explotada, a la opresión y discriminación que sufre se le impone bajo el neoliberalismo condiciones de superexplotación y discriminación salarial. Junto a ellos, todo el pueblo, hundido en la absoluta miseria también por la política neoliberal, lucha por múltiples reivindicaciones y demandas.
Un plan económico de los trabajadores también implica la lucha por los derechos de la juventud, la mujer trabajadora y de todo el pueblo:

¡Empleo con plenos derechos y educación gratuita para la juventud trabajadora!

¡Gobierno de los tres estamentos con mayoría estudiantil en las Universidades!

¡A igual trabajo igual salario para la mujer trabajadora! ¡No a la violencia física ni al acoso sexual contra la mujer trabajadora! ¡Derecho a aborto, orientación sexual y acceso libre a los anticonceptivos!

¡Presupuesto para los Comedores Populares y los Comités del Vaso de Leche administrado por ellos mismos!

¡Agua, desagüe, caminos y servicios para los barrios y el pueblo!
Para financiar este programa, deben implementarse las siguientes medidas:

No pago de la fraudulenta deuda externa

Recorte sustancial de los recursos asignados a las FF.AA., FF.PP., Congreso de la República y organismos burocráticos del Estado. Reducción de los sueldos de los Congresistas, ministros, presidente y de todos los funcionarios públicos al nivel de un salario promedio.

Incremento del Impuestos a la Renta y a las propiedades de los ricos

Supresión de las exoneraciones y convenios de estabilidad tributaria concedidos a los empresarios

Recuperación de los dineros sustraídos por la corrupción (Shultz, Crusillat, Delgado Parker, Winter, etc.) y por las operaciones de salvamento del sector financiero (Banco Latino)

3. ¡Abajo el régimen "democrático" al servicio de los ricos y del imperio! Por los derechos democráticos del pueblo
Hemos derrotado a una dictadura para rescatar los derechos democráticos del pueblo y se nos ofrece una caricatura de democracia. El Congreso, el TGC, el Poder Judicial, las FF.AA y FF.PP., el Ministerio Público, el BCR, los partidos de la burguesía; todos en esencia siguen de espaldas al pueblo y al servicio de los ricos y de las transnacionales. Las libertades de las que "gozamos" son tan formales y limitadas que podemos decir que la única libertad de la que goza el pueblo es la de morirse de hambre, de buscar "chamba" sin posibilidades de conseguirlo, de votar por promesas que después son incumplidas, de elegir a un gobierno y tener que soportarlo cinco años aunque sea repudiado por todo el pueblo. Se nos sigue gobernando bajo la Constitución de la oprobiosa dictadura de Fujimori, "Constitución" que ahora pretende ser reformada completamente a espaldas del pueblo, entre las cuatro paredes del Congreso.

Los genocidas de la guerra contrasubversiva, responsables de torturas, violaciones, desaparecidos y miles de muertos, siguen libres y muchos de ellos en actividad. Los responsables políticos de estos genocidios (AP, PPC, APRA) siguen actuando con absoluta normalidad y sus líderes, pese a sus crímenes, incluso aspiran a la presidencia (Alan García, Paniagua). El Informe de la Comisión de la Verdad y La Reconciliación (CVR) ha denunciado el genocidio de 60 mil peruanos, en su mayoría campesinos, miles de violaciones, torturas y desapariciones, ejecutadas principalmente por las Fuerzas Armadas, y, sin embargo, ni el gobierno ni las instituciones del Estado hacen nada por juzgar y sancionar a los responsables. Menos aún el gobierno ha sido capaz de reestructurar a las FFAA y FFPP, lleno de corruptos, torturadores y asesinos, a los que ahora pretende "reorganizar" mientras defiende su impunidad no sólo frente al informe de la CVR sino hasta ante masacres como la que realizó contra el pueblo de Puno. Sí, el gobierno sí es capaz de reprimir las protestas de los trabajadores y criminalizar sus acciones de lucha, acusándolas muchas veces de "terroristas", declarando el Estado de Emergencia y sacando al ejército a las calles con sus balas y tanques.
El gobierno tampoco ha sido capaz de llevar hasta el final el juicio y castigo a los corruptos de la dictadura, como los propietarios de los medios de prensa que se pusieron a su servicio, muchos de los cuales siguen siguen libres forrados con millones de dólares. El gobierno no ha organizado una campaña mundial por la extradición del genocida y jefe de la corrupta mafia que gobernó diez años al país: Alberto Fujimori, presionando por ejemplo con acciones que afecten los intereses del imperialismo japonés, ni por llevar a la cárcel a todos sus cómplices. Todo sigue igual que antes. Continúa la corrupción y son diarias las denuncias contra personajes del poder (Toledo, Eliane Kart, Raúl Diez Canseco, etc.) que se aprovechan del estado como objeto de lucro y beneficio personal.
Esta es la "democracia" que nos ofrecen. Es una "democracia" funcional al servicio de las transnacionales, los ricos y el FMI que siguen llenándose los bolsillos. ¡Es una democracia colonial, puesto al servicio de la recolonización del país! Por eso decimos:

¡Abajo la "democracia" de ricos! Por la plena vigencia de los derechos democráticos del pueblo: Levantamiento del Estado de Emergencia, derecho irrestricto de reunión, huelga y movilización, acceso a los medios de prensa a los trabajadores. Reconocimiento legal de todos los partidos y organizaciones de izquierda. ¡Abajo la discriminatoria "Ley de Partidos"!

Juicio y castigo con tribunales populares para los culpables directos e indirectos, incluidos los jefes militares, responsables judiciales y políticos, de los genocidios y las violaciones a los DD.HH. cometidos durante la lucha contrasubversiva. Democratización de las FFAA y FFPP acabando con su régimen jerárquico, estableciendo el derecho de los subalternos a elegir sus mandos y a organizarse sindical y políticamente.

Juicio y castigo con tribunales populares a los corruptos de la dictadura fujimontesinista. Sanción al Japón por proteger al ladrón desconociendo la deuda externa con Japón y nacionalizando sin pago las empresas japonesas radicadas en el país. Juicio y castigo a los corruptos del régimen "democrático".

Reconocimiento de los derechos políticos de los presos de SL y el MRTA. Sólo el pueblo tiene el derecho de juzgar a los presos por acciones subversivas.
Una verdadera democracia sólo será posible acabando con el poder de los ricos y de las transnacionales y estableciendo un gobierno de los trabajadores y el pueblo basado en el poder de sus organizaciones democráticas.

4. El "Acuerdo Nacional", las mesas de "diálogo" y la "concertación" son una trampa. Por la independencia política de los trabajadores. Hay que confiar sólo en la fuerza de la movilización y la lucha.
El gobierno ha planteado el "diálogo" y "concertación nacional" como respuesta a su incapacidad para atender las demandas populares y de los trabajadores y como maniobra para frenar nuestras luchas comprometiendo a las dirigencias burocráticas y traidoras como las de la CGTP, el SUTEP, Salud y otros gremios. Es más: ha establecido un "Acuerdo Nacional" con todos los partidos, las instituciones de la patronal, la iglesia y la dirigencia de la CGTP, para garantizar la "gobernabilidad", ya que Toledo carece de todo respaldo popular. Contra el gobierno, la burguesía y su Estado, hay que mantener la independencia política y organizativa de los trabajadores porque es la única garantía para defender nuestros intereses. Con la "concertación" y el "Acuerdo Nacional" no se ha logrado nada. Las bases vienen demostrando que sólo con su lucha y movilización se logran las reivindicaciones, por más modestas que sean. Por eso decimos:

¡Abajo la farsa de la "concertación" y los "diálogos" mecedores! No al "Acuerdo Nacional" patronal y proimperialista!

¡Fuera la CGTP del "Acuerdo Nacional" y del "Consejo Nacional del Trabajo". ¡Fuera el SUTEP del Consejo Nacional de la Educación"!

Independencia política y organizativa de los trabajadores. El pueblo ya lo sabe: ¡Sin luchas no hay victorias!

5. Construyamos el poder obrero y popular: Asamblea Nacional Popular, Frentes de Defensa, Comités de Lucha
Ante la bancarrota del gobierno y el Estado capitalistas. Ante su presente y su futuro de barbarie, los trabajadores, los campesinos, la juventud y mujer trabajadora que componemos la principal fuerza productiva de este país, necesitamos unir nuestras fuerzas y autoorganizarnos para enfrentar la lucha cotidiana, tomar en nuestras manos la solución de los problemas más urgentes y discutir las salidas de fondo que necesita el país. En la tradición organizativa y de lucha de la clase trabajadora y de nuestro pueblo están instaladas las experiencias de los Comités de Lucha, los Frentes de Defensa, las Asambleas Populares. En cada momento de la lucha hay que dar pasos firmes para poner en marcha estos organismos, y darles pleno contenido democrático y de autodeterminación. Hay que luchar por su desarrollo con perspectiva a una Asamblea Nacional y Obrera y Popular, que debe constituirse en la encarnación del poder de las mayorías oprimidas y explotadas que, en su aspiración por gobernarse, deberá plantearse el derrocamiento del poder del capital.

6. ¡Abajo los burócratas y los dirigentes traidores! Recuperemos los sindicatos y gremios para las bases restituyendo la democracia. Construyamos nuevas direcciones clasistas
La burocracia corrupta y conciliadora de la CGTP, el Sutep y otras centrales sindicales son un obstáculo para la movilización y la lucha de la clase trabajadora. Ella ha pasado a colaborar con el gobierno en el plan recolonizador del imperialismo, para lo cual han suprimido todo funcionamiento democrático en los gremios bajo su control, y es más la usan para combatir a los dirigentes clasistas. Los gremios le pertenecen a las bases, no es propiedad de las camarillas. Esta consciencia empieza a crecer en las bases, sobre todo de aquellos que salen a la lucha y experimentan en carne propia la política traidora y burocrática de sus direcciones, como en el caso del magisterio, y se plantean la necesidad de luchar por nuevas direcciones y por restituir la democracia en los gremios.
¡Fuera la burocracia traidora de la CGTP, el Sutep, Salud y demás gremios! ¡Por un Congreso democrático y de bases de la CGTP que elija una nueva dirección y apruebe un plan de lucha! ¡Por elecciones universales bajo el principio un trabajador un voto en la CGTP, SUTEP, FENUTSSA y todas las organizaciones sindicales! ¡Construyamos nuevas dirigencias clasistas, democráticas y de lucha! ¡Democracia sindical significa que la base decide, revocabilidad de los cargos, libertad de opinión!
Al manejo burocrático, sin embargo, le han el juego sectores infantilistas de izquierda que impulsan políticas divisionistas, sectarias y ultimatistas, de espaldas también a las bases, como las que han aparecido en el SUTEP a través de ex SL y Pukas, y en el movimiento estudiantil. ¡No al divisionismo ni ultimatismo del infantilismo de izquierda! Nada a espaldas a las bases, todo con ellas!

7. Por gobierno de los trabajadores y un Perú Socialista
Porque el enemigo que enfrentamos es uno sólo, porque constituimos la mayoría oprimida y explotada, obreros, campesinos, juventud y mujer trabajadora y todo el pueblo necesitamos unir nuestras luchas y centralizar nuestras fuerzas para pelear por una salida a la barbarie capitalista. Esta salida es la lucha por un gobierno de los trabajadores y el pueblo. Un gobierno de los trabajadores basados en sus organizaciones democráticas (Asambleas Populares, Frentes de Defensa) y en la alianza obrera, campesina, estudiantil y popular, que dé plenos derechos democráticos al pueblo trabajador, aplique un Programa Económico Obrero y Popular que recupere la soberanía nacional y atienda las necesidades de las grandes mayorías, y que construya un Perú Socialista.

8. Por un partido obrero revolucionario
Para llevar a cabo esta pelea necesitamos un partido de los trabajadores. Mientras nos hablan que la época de los partidos ya pasó y que ahora sólo son válidos los "movimientos" y "nuevos referentes", los viejos partidos de la patronal con nuevas caretas y otros con nombres dizque "modernos" (descentralistas, democráticos, etc.), siguen engañando a la clase trabajadora. Nadie va a resolver los problemas de la clase trabajadora, aún aquellos que se llaman progresistas o de "Frente Popular". Ningún "nuevo referente" ni "movimiento" va a reemplazar la imprescindible tarea de construir un partido de combate de los trabajadores. La clase trabajadora necesita forjar su propio partido, de clase, independiente de la burguesía, basado en la democracia obrera, y de carácter revolucionario porque su tarea es luchar por el derrocamiento del poder del capital para la conquista del poder. Esta tarea no será obra de sectas, no se hará con "movimientos", no necesitará de jefes o caudillos, no surgirá en base a aparatos porque no es para las elecciones y estará fuera del uso de calumnias y agresiones físicas típicas de la vieja "izquierda". Se hará posible uniendo las fuerzas de honestos luchadores revolucionarios en una organización democrática, férreamente centralizada para la acción y con un programa y un método cuyo objetivo es la lucha por la conquista del poder por las organizaciones de la clase trabajadora y el pueblo.

*La base de este texto es el programa votado por el VI Congreso Nacional del PST, de febrero 2004. Este programa está en pleno proceso de actualización, en la perspectiva de nuestro próximo Congreso Nacional, a llevarse a cabo en junio de 2008.


N° 47 - Junio 2008
↓ Versión PDF (2.8 Mb)

F i l m o t e c a

L i b r o s Trotsky en el espejo de la historia, de Gabriel García Higueras